dimarts, 4 de febrer de 2014

Boek visual Sara Huete




Sara Huete
En el país de las maravillas
(Collage)

Lo suyo es un bolero didáctico y un vocabulario emocional. No recuerdo cuál fue mi primera mirada de una creación de Sara Huete. La iconografía se superpone, el asombro impone la ley del olvido y el sueño plástico es una nostalgia de futuro. Con esta artista el universo es un collage melancólico de tiempos entrecruzados y crónicas desveladas.
Frente a los iconos de la fugacidad y la celérica ilustración onanista, las imágenes que propone Sara están ancladas en la verdad, levitan perfumes de metáfora y sugieren metamorfosis para burlarse del tiempo.
Lo que en otro es artificio en Sara Huete es una disposición al hallazgo. Cuando la mariposa de la inspiración queda atrapada en la caja mágica de esta hacedora de poemas con tacto, al otro extremo del mundo se siente un riguroso temblor, como si el desorden reclamara un abecedario definitivo para comprender el mundo.
Como un mago renacentista, opone el trabajo en clave de intensidad, el tempus fugit pero vivo del instante único, al fuego del resplandor artificial. Sara Huete toma la temperatura de la vida, mide la fiebre de la noche, cifra el latido cotidiano y guarda lo necesario en una caja de dimensiones en verso. Su oficina de objetos perdidos es un catálogo de emociones reencontradas. Aquella postal se ha apropiado del presente; el dedal es ahora la petit mort de una costurera en soledad, y el fragmento de una carta vuela impregnada de minuciosas levedades.
Sus cuentos de cobijo, un género para mayores niños e infantes adultos que ha creado con materiales femeninos y fortaleza de sueños, nos cuenta el mundo y nos convierte en sus personajes. Lo que en ellos habita es fruto de un proceso: Primero: retazos de desmayos, coreografía deshumanizada, basura dispersa. Después: mosaicos arrebatados y alfombras voladoras con viajes de ida y vuelta. Finalmente: relatos de azúcar y sangre no aptos para impávidos e ilusos.
Les invito a descubrir las construcciones de Huete, sus assemblages, donde el rito es lo intelectual y la marca de fábrica un legado de arqueología poética rescatada de una civilización que nunca existió y que por eso añoramos.
Sara Huete lo pone fácil. Por si acaso la vida...surge el retazo, el rizo, la revelación de su gesto en arte al que aferrarse como un último cabo en la tempestad de una sensación huérfana.
La artista abre la vida y archiva el caos. Su vértigo del descubrimiento nos convierte en inmortales.

Text de Guillermo Balbona


La aventura del Saber 30/01/2014 
Boek visual Sara Huete


[Música de Chet Baker]

2 comentaris:

Enric H. March ha dit...

M'he quedat esperant la modista i el didal, però ens hem quedat sols Chet Baker i jo.

Toronto ha dit...

Per veure alguna d'aquestes meravelles en directe, però sense Chet Baker, molt aviat a una galeria de Zaragoza.