dilluns, 31 d’agost de 2015

Al trapezi


Marc Chagall
El circ blau
(1950/1952)
Oli sobre tela


Ella lleva una malla roja con flores bordadas en oro, collar de perlas y zapatillas de terciopelo azul.

(…)

Ahora la señorita se cuelga del hombro un violín gitano, negro y pequeño, con su arco, y trepa por el poste con la agilidad de un mono.

Las gentes de la plaza levantan la cabeza. En lo alto, un poco más arriba que la señorita, el corazón palpita más y más aprisa.

La señorita se sienta en su trapecio, sonríe, toma impulso, envuelve con sus bonitas piernas las finas varas que penden del trapecio y se pone a tocar el violín.

Pero cuando ella se cuelga de las rodillas y – cabeza abajo – ataca una czarda cuyas notas descienden a la plaza como excitados trinos de pájaros fugitivos, el muchacho que está en el pináculo de la torre del ayuntamiento, muy cerca de la veleta que el alcalde le ha encargado redorar, se inclina hacia delante con angustia y ve la roja figura colgada del trapecio, cabeza abajo, y los dientes que relucen, y los negros rizos que brincan, y los ojos que brillan, muy abiertos, a cada vaivén.

Unica Zürn. El trapecio del destino: del aplauso al escalofrío.
El trapecio del destino y otros cuentos.
Traducción de Ana María de la Fuente.
Madrid: Siruela, 2004.
ISBN: 84-7844-797-0,
p. 71-73.

BON RETORN DE LES VACANCES! 

Jules Léotard

“A través del aire sobre el trapecio volante”(*), canturreó su mente. Divertido le parecía, increíblemente gracioso. Un trapecio hacia Dios, o hacia nada, un trapecio volante hacia una especie de eternidad; rezó objetivamente para que alguien le diera fuezas para ejecutar el vuelo con elegancia.

William Saroyan. El joven audaz sobre el trapecio volante.
Traducción de J. Martín Lloret.
Barcelona: El acantilado, 2004.
ISBN: 84-96136-81-7,
p. 164.

(*) La cançó es The Daring Young Man on the Flying Trapeze (George Leybourne; Lafred Lee), escrita l'any 1868 i inspirada en la figura del mític trapezista francès Jules Léotard. [Nota del traductor].


[TorontoTV: Cigánycsárdás]

[Torontoràdio: Eddie Cantor: The Daring Young Man on the Flying Trapeze]

2 comentaris:

Enric H. March ha dit...

Tota tornada a la realitat és un salt mortal sense xarxa. Pasen y vean! Benvingut!

Toronto ha dit...

Gràcies Enric! Ben retrobat!
Aquí seguim saltant al buit de la xarxa!