diumenge, 22 de setembre de 2013

Esperits al bosc


Nieves Mingueza
the dream of trees
(2013)

Els collages i les fotografies de Nieves Mingueza recuperen, des de la imaginació i la fantasia, seguint el llegat dels surrealistes de principis del segle XX, el misteri d'aquelles fotografies de l'època victoriana que asseguraven, des d'una veritat sospitosa, captar esperits o espectres: imatges de fantasmes, fades, aparicions religioses o emanacions paranormals de tota mena.


“Los collages surrealistas y dadaístas y los fotomontajes producidos en las décadas de 1920 a 1940 se acercaron al “espíritu”, pero no a la verdad, de la fotografía espiritista. Al igual que los falsos fotógrafos de espíritus y lo fotógrafos de espectros como producto de fantasía, algunos artistas como Max Ernst (1891-1976), Raoul Haussmann (1886-1971), John Heartfield (1891-1968), Hannah Höch (1889-1978) y Man Ray (1890-1976) utilizaron el doble positivado y las copias combinadas, la superimposición y la solarización para introducir la incongruencia en una dialéctica de la forma, unas veces abrupta, y, otras lúcida – una poesía visual cuya gramática y sintaxis implicaba la disyunción de los objetos; una hibridación fascinante y perturbadora de los materiales originales y unas descontextualizaciones de éstos y de sus fines; unas interrupciones de espacio y perspectivas, y unas rupturas en la superficie de las apariencias que, en algunos casos provocaban correspondencias y asociaciones irracionales, inquietantes y de pesadilla, en otros servían como crítica política, y en otros más confirmaban su condición de artificio y su rango de obra de arte - . 

La poética de la fotografía de espíritus y el fotomontaje surrealista y dadaísta constituyen un discurso con deseo y con memoria. Sin embargo, el objeto y el objetivo de la comunicación son antitéticos en muchos aspectos. Mientras la fotografía surrealista buscaba transmitir una disyunción entre los estados de realidad y de ensoñación, la fotografía de espíritus expresaba la reunificación de quienes se hallaban separados por la muerte e intentaban superar la división entre los mundos material y paranormal. La fotografía de espíritus abordaba el terreno no del subconsciente sinos del “posconsciente” (la vida del espíritu tras la muerte). Además, aquellas fotografías no buscaban desenterrar culpas sepultadas y cavilar sobre la angustia sexual (como hacía la fotografía surrealista), sino reflejar un territorio de resolución y una condición de integración psicológica y psíquica. Las fotografías de espíritus no pretendían tampoco deformar y envilecer deliberadamente sus temas ni inquietar o repeler a su destinatario.”

Harvey, John. Fotogafía y espíritu. Traducción de José Luís Gil Aristu. 
Madrid: Alianza, 2010. (Alianza Forma; 162). 200 p. 
ISBN: 978-84-206-6717-1. Pàg. 159-160.



La sèrie de fotografies the dream of trees s'ha pogut veure aquest cap de setmana al festival d'art Domèstica de Girona. Nieves Mingueza, a qui vaig tenir el plaer de conèixer, va arribar a Girona procedent de Yorkshire, una inquietant casualitat.


[TorontoTV: Au revoir Simone: Fallen Snow]

4 comentaris:

Insonrible ha dit...

Ostras, qué interesante la información sobre fotografía y espíritu.
Nieves Mingueza, sin duda, lo mejor de Domèstica.

Samedimanche ha dit...

Precioso, sin duda. Esa atmósfera mágica...casi entreveo a Conan Doyle y a Houdini discutiendo por lo bajo, entre los árboles.

Anònim ha dit...

Muchas gracias. Un placer visitar este blog, estoy encantada con el post. Un abrazo. Nieves.

Toronto ha dit...

Insonrible, coincido contigo, lo mejor de Domèstica fueron las fotos de Nieves Mingueza.
El libro de John Harvy es muy interesante:

http://escapareatoronto.blogspot.com.es/2010/06/fotografia-i-esperit.html

Samedimanche, hay que ver como se la metieron doblada a Conan Doyle! Ahora, es tan bonito pensar que existen!

Nieves, muchas gracias! Un abrazo!