dilluns, 13 de juliol de 2015

Escena de la vida bohèmia


 
Sara Huete
La fábrica de cajas de música 
Vídeo-collage
(2015)

video


"Empezaremos por la bohemia ignorada, la más nutrida. La compone la gran familia de los artistas pobres, fatalmente condenados a la ley del incógnito porque no saben o no pueden hallar un resquicio de publicidad que deje constancia de su existencia en el mundo del arte y demostrar con lo que ya son lo que podrían ser más adelante. Constituyen la raza de los obstinados soñadores para quienes el arte sigue siendo una fe y no un oficio; gente entusiasta, convencida, que padece ataques de fiebre sólo con ver una obra maestra y cuyo corazón leal late en elevadas esferas ante todo cuanto sea hermoso sin preguntar el nombre del creador ni el nombre de la escuela. Se reclutan los elementos de esta bohemia entre los jóvenes de los que se dice que prometen, y entre los que cumplen esas promesas pero, por timidez o ignorancia de la vida práctica, se imaginan que todo está ya dicho cuando queda concluida la obra y esperan que la admiración pública y la fortuna se les metan en casa con escalo y fractura. Viven, por así decirlo, al margen de la sociedad, en el aislamiento y la inercia. Petrificados en el arte, toman al pie de la letra los símbolos del ditirambo académico que aureolan la frente de los poetas y, persuadidos de que resplandecen en esa sombra, esperan a que vengan a buscarlos.
          
Se trata, como puede verse, del estoicismo en el ridículo. Bien, pues volvemos a afirmarlo para que al fin nos crean: existen dentro de la bohemia ignorada seres así, cuya miseria incita a una compasiva simpatía que el sentido común nos obliga a descartar; pues dan la espalda y llaman burgués a quien les comente sin acritud que estamos en el siglo XIX, que la moneda de cinco francos es la emperatriz de la humanidad y que las botas de charol no llueven del cielo.
         
Por lo demás son coherentes con ese heroísmo insensato; ni dan voces, no se lamentan y soportan pasivamente el destino oscuro y riguroso que ellos mismos se labran. A la mayoría los diezma esa enfermedad que la ciencia no se atreve a llamar con su auténtico nombre: la miseria.

(…)

AXIOMA: La bohemia ignorada no es un camino, sino un callejón sin salida."*

* Henry Murger. Escenas de la vida bohemia.
Traducció de María Teresa Gallego Urrutia.
Barcelona: Alba, 2007.
(Alba clásica; XCVI).
ISBN: 978-84-8428-370-6, p. 19-20, 24.

Sara Huete
La fábrica de cajas de música [fotograma]. (2015)

Els darrers treballs de l'artista Sara Huete estan prenent forma de vídeo, sense abandonar el collage, ni perdre l'esperit irònic i el sentit de l'humor de les seves obres amb objectes sobre paper.
Toronto
és un aparador privilegiat d'aquest nou camí de l'artista, content i agraït de rebre en primícia aquestes petites joies, de compartir-les amb tothom que passi per aquí.
 

2 comentaris:

Enric H. March ha dit...

Oh, meravellosa mecànica de la solitud, de l'alienació!

Toronto ha dit...

Escapisme del millor, Enric!